viernes, 23 de septiembre de 2016

Ahora sí es una trampa. Lo descubrí.

 Porque cuando yo no olvidaba o dejaba ir, o me quedaba mirando cinco meses tu misma foto es porque yo soy una boluda que proyecta cosas mías en vos, pero sos un boludo, ¿Sabías?, ya te lo va a decir tu madre, yo lo digo en mi escrito. 

 Si yo dejo correrte dentro de mi es porque me enfermé. Me enfermé de tu ilusión, y tu ilusión no es real, me hace mal, es mentira, las mentiras hacen mal, ya te lo va a decir tu madre. 

 Fulana es entrañable. Quiero decir, tiene unos labios re gorditos y rosados, y tienen la inmensidad ahí adentro, si los mirás de cerca a sus labios, quiero decir. Y hace un tiempo no la magnificaba así, porque la tenía metida en el cuerpo nomá, ahí, en la sangre, corriendo, divirtiendose, como se divertían esos otros insulsos que me gustaron, que me rompieron el capricho. Pero creo que Fulana se está metiendo en el alma. 

 No son personas insulsas, ¡claro que no! Imaginate yo llamar a otro individuo "insulso". Pero son insulsos para mi memoria, para mi historia personal. Pero Fulana no es insulsa, es firmeza, no es decadencia, convierte mis sentimientos hacia otra persona en algo serio y de lo que hablar mucho tiempo despues, y yo dejo de ser papel, y paso a ser de otra materia, y esa materia me acerca a lo real.  
Quiero buscar los adjetivos para describir lo que tengo en la mente graficado cuando veo la cara de esta mujer en mi mente, y está parada con entereza desafiandome latentemente con esos labios gorditos y esa mirada a mis sentimientos, y ahora no soy yo peleando contra mi misma, como siempre. Ahora aparece ella desafiandome y yo no tengo mas que una espada de madera sin tallar. 

Quizás encuentre los adjetivos en algún libro, o cuando la vuelva a encontrar. 

 Tengo sueño y esto fue un catarsis con mucha falta de respeto al que le gusta leer buenos artículos sobre crónicas de muertos y de viajeros, buenas noches.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Plenos Y Felices.

Esto es extraño, y un poco agónico, porque pasó, por ende, no está más, cuestión que la vuelve triste.
Hoy voy a ser tu cliché preferido contandote lo siguiente porque siempre se puede ser un buen discipulo de Coehlo y ser un ramo de rosas andante proliferando el rosa como color de vida. Pero me pasó, fui rosa, y me tengo que hacer cargo de mis indecencias.
Yo, soy una gran stalker de almas, de perfiles de Fcebook también, pero stalker de almas lo soy por vocación propia y ajena, de la vivencia que me toca, el interno que está externo, ahí afuera, mirando cosas que no debe mirar, pero que mira igual, y así se "enamora" y tiene locas pasiones con jovenes, viejos, mujeres, adolescentas, etc. Pero son vacíos, son en base a cosas insanas dentro de mi, de esa cuestión pasada acumulada que creo a seres que cuando veo caminar por la calle me llegan, y mi radar los denota, y puede stalkear y las ve, pero no las ve, las ve mi ojo engañado y que engaña, y que termina falseando y actuando un coito un jueves por la noche en la casa de esas víctimas, esas víctimas de plástico que me convirtieron en suya.
Pero hace cinco dias me enamoré, y fue vital, porque entendí lo importante, y la banalidad también, por supuesto, de que me sirve el negro si no puedo ver el blanco? Me enamoré, por llamarlo de una forma, como decirlo? entendible,  quiero ser comprendida, dentro de lo que no se vuelva irónico, por favor, no quiero ser otra película de amor americana y terminar con un beso apasionado con Brad Pitt, o esos locos que les gustan a ustedes, burisas. Es vital, y es vital porque chorrea lo real de uno, lo genuino, y como se lo dije a esa persona, lo auténtico.
Que importante es lo auténtico, no cierto? Lo auténtico cuando es blanco potable, no cuando el blanco tiene bacterias e impurezas y terminás llorando por alguien por la que te obsesionaste en alguna fiesta media drogada, semi pensante, pensando armando gente, construyendo personas, que mal que estamos, que vacios, creamos juguetes para encontrarlos y ponerlos a funcionar.
Este no era un juguete, era una persona, de carne y hueso, que yo no plantee conocer, a la que yo no plantee llegar, ni prenderle fuegos artificiales, que no le adjudiqué dichos y sobredichos, ni chirimbolos, ni luces, ni ganas de besarla.
Una noche le hablé a Fulana, porque Fulana era mujer, por ende, también lo vuelve particular. A Fulana le hablé una noche cualquiera de un chat cualquiera a una hr cualquiera, sabiendo que sería todo muy cualquiera y monotono, y pum, siempre la vida, te demuestra que ella ganó el round, este, el anterior, y el pasado. Terminé contando mi vida llena de ruedas del vivir, de agujeros negros que rondan mi mente contandote historias de como crucé el oceano de la mente y del planeta, y me abrí, y fue importante, claro que sí, como no lo va a hacer, cuando entregás una parte de vos, sin discursos ni moñas armaditas. A los dos días de hablar incesantemente, nos vimos. Nos vimos a pesar de su ansiedad social, que dicho sea de paso, me convierte en alguien especial, porque ya sabemos como es el mundo cuando sos de papel, y la calle de piedra, y mirá si te volás con el viento y la pasás mal, y vuelve a ser como la otra vez, que yo te dije que estuvo con alguien que me lastimó, y que yo con vos tengo miedo, miedo de mirá si sos una noche más en la que me aburro pero me entrego, porque siempre se puede coleccionar historias, yo te dije.
Terminamos en una cochera en cordón besandonos. Y perdón el anticipio brutisimo, lector, porque destaquemos que hubo un proceso lento pero letal en la que terminamos besandonos con toda la verdad del alma y del mundo, luego de estar calladas con una cancion pedorra del Cuarteto sonando en mi cel, que nisiquiera reproduce decentemente una canción.
Fue tan real, te lo juro lector, no me importaba la galaxia entera, la calle modelaba gente que asistía a un baile conocido que quedaba en la cuadra, pero a mi no me importaba nada ni nadie, yo estaba con ella, y se me fue el frío, y la besé y me gustó. Y me gustó porque fue real, y que triste, que triste conocer lo real luego de tanto plastico y papel crepé que se rompe enseguida, que triste conocer lo frágil de lo sólido, lo débil de lo fuerte, la verdad del mundo a través de los ojos de alguien. De alguien distinto. Que distinto ese que llega y te da vuelta el mundo y nisiquiera te gusta el color de pelo que se hizo con su prima, esa que no te conoce pero te enteraste que le caiste bien. Porque le hacés bien a Fulana, y Fulana te lo dice, con la mirada, con el cuerpo, con el alma.
Fulana era Fulana, y yo soy yo, y eso era novedoso, porque yo siempre busco reflejarme en el otro, ver la Nataly que yo quiero ser en el otro, que el otro sea mi espejo. Y ella no era mi espejo, era mi abismo, porque yo entregaba mis pecados y mis verdades en su abismo y seguía siendo yo, y el abismo es peor y mejor que el espejo, es mas rigoso, es la verdad de la existencia de uno sobre el otro, sobre otro individuo.
Lo hermoso de todo esto, claro, la reciprocidad lector, pensabas que no existia Fulana, que era producto de mis deseos de ser persona, a través de otra? Fulana sentía los mismos bajos instintos que yo, en la misma intensidad, factor que lo volvía serio al asunto. Si uno vive siendo uno por dos, en cualquier relación que lo amerite, y aparece alguien que siendo dos forman uno, se te rompe el esquema. Más diría, se quema, ya nada es lo mismo, sos persona, soy persona, sentí, y sintieron dentro mío, y yo sentí dentro de Fulana, y fuimos uno por un ratito hasta el tercer día, ser, persona, humano, ser. Persona.
Fulana me hacía sentir querida, que podía emanar amor, y que se emana lo dado por mi de la misma forma, en mismas proporciones, realmente, estabamos intercambiando algo importante. Compartimos muchas cosas, carne, tarde, el sol, ese sol, con ella, carne, pasion, no quiero ser sugerente, o si? Intercambiamos lo real, lo nuestro. Sí. Lo digo, lo asumo. Con Fulana hice cosas por primera vez que fueron grandes broches para coronar esto, el sentimiento, la existencia, lo efímero, pero también lo absoluto. Fulana me hizo felíz en proporciones que nunca nadie logro, realmente, que triste, 20 años y nadie te hizo plena?, no, nadie lector, no, nadie Nataly, nadie, o tendré mala memoria, pero la memoria del alma habla, y me avisa que no, que la abraze fuerte, que la vida, que el barco, la tormenta que se asoma, que tormenta? las personas? ser, ser persona, persona, ser persona, suena eso en mi mente.
El cuarto día, Fulana me miró, y vi el amor en sus ojos, que cursi, por dios, no pongas mas comas, no pongas mas puntos, no escribas más, no seas así, no le digas amor, como le decís vos?, yo le digo a amor, el, el lector no va a entender, vos me entendés?, ponete mis ojos, y mira lo que veo, lo que siento cuando el cuarto día Fulana me miró, Fulana miró Submarine, esa película de hipsters conmigo, y me agarró, la mano, mamá también me agarró la mano a los 5 años para que no me chocara un auto, mamá me agarró la mano y fue importante, y Fulana me agarró la mano y fue importante, y me importa lo importante lector, lo que me traspase el pecho, lector. Me importa lo importante, y me importa cuando me agarran la mano, que no me choque un auto ni que lo hagas vos, por favor.
Fulana a veces me tocaba y era lindo, y yo la tocaba a ella y era bello, su piel era suave, y eh tocado pieles y son raras, que tonta, no les digas raras, deciles plásticas, de papel crepe, como les decís vos para llamar lo no-auténtico, lo que vos creaste. Era de plástico, era no-auténtico me dice mi compañero del otro lado de la hab, del mismo lado que estoy yo. Pero su piel era suave, y emanaba magía, porque mi día no era el mismo cuando tocaba su piel, mi día no fue el mismo cuando toqué su piel. Su pelo era suave y hermoso, pero eso lo logra cualquier con una buena crema humectante, sus ojos me gritaban lo que nadie lograba ni con todo el amor del mundo en el pecho, sus ojos me contaban historias, y yo las leía, porque soy stalker del alma, porque el abismo siempre habla, el abismo es real, es letal. Yo la miraba y me miraba como nadie mas, como nunca nadie jamás, capáz como me miró mamá cuando terminé la escuela con todos esos regulares, seguro que ni la terminaba. Pero que mirada, esa mirada estaba brillante y se quedó ciega en algun momento del cuarto dia, porque esa luz encandila lector, lectorcito, la luz si es fuerte hasta te puede dar calor.
Lo mágico de esto fue la reciprocidad claramente, el hecho de que yo levantaba mi brazo en pos de un abrazo, y el acto seguido lo hacia ella en el mismo nanosegundo que yo, la reciprocidad del amor, del te quiero al tercer día, me olvide de contarte eso lector, lectorcito, pasaron tantas cosas, no me vas a leer el alma, no se escribirlas, pero el intercambio, seguro alguien me quiere, porque si ella me quiso como me quiso, ahora es eterno, me quisieron asi como yo te digo y vos te imaginás, lector, me quiso así, con todo, con la luna y el sol detrás, con el horizonte y el mar, con todo.Y yo también, y me miraba y me veía, y yo la miraba y me veía, y me adoraba, y vaya que yo también.
El quinto día Fulana se acordó que habia un monstruo que te corré detras si lo dejás seguirte, si lo dejás perseguirte, el monstruo me dio mil vueltas, Fulana tiene miedo, o Fulana reacciona diferente, porque Fulana todavia existe, dejara de existir algún día? Vendrá otra Fulana? Que lindo llamarle la primera vez, porque es la verdad, y me tengo que hacer cargo de mi realidad, y de mi verdad, como lo hice con ella, como lo hicimos, a cada minuto, una vez se rompio el colchón.
Fulana le quitó el sabor rico al café, y ahora los días volvieron a ser dias, yo que idea iba a tener que los dias podian dejar de ser dias y pasar a ser Plenos Y Felices?! los días son los días, yo soy hija de los días, y un día desperté siendo hija de los Plenos Y Felices gracias a Fulana, y ahora necesito ser hija otra vez de Plenos Y Felices, pero con Fulana, así nada se vuelve cínico, y absurdo, y pasa a ser verdad, vos sos mi verdad, Fulana, mirá que tarde llegaste, seguro que 20 años dicen mucho cuando vos llegás sin buscarte y me mostrás mi abismo, sos un abismo re lindo, tu mirada me arde en la mía todavía, y una vez se nos rompió el colchón.
Ahora me voy a vivir los días, porque soy hija de ellos, y Plenos Y Felices me cortaron el cuento, y ahora capáz en un rato vuelvo, pero los cinco días ya acabaron, y tengo que hacer deberes, trámites, y esas cosas, medio gris, no? lo ves el tono gris? yo lo veo, se me incrustó de nuevo, al niño se le cayó el helado y ahora está gris, mamá no iba a pagar otro, pero que lindo fue ver como se dirigieron mis papás a la heladeria y me lo compraron y estuve a punto de sentir su sabor en mi paladar, que lindo es lo real, lo genuino, tus ojos, no me canso, tus ojos pero cuando me miraban, que lindo fue todo, Plenos Y Felices me caen bien, son otra cosa, te sacan de la rutina. Sabés? Me di cuenta, todos tenemos diferentes rutinas, es como la vida, pero todos los días, y viene con los colores ya puestos y los adornos y todo, y vos sos hijo de eso, y pum, Fulana enterneció todo eso, y ojalá lector, vos puedas leerlo, con lo que yo te dí, con lo hondo, lo profundo, fue reciproco, lector, es real, esta vez te cuento algo real, prometo volver con otra historia verdadera de la existencia que me tocó, prometo no volver con rutina.